El alcaudón común aprovecha el mal estado físico de otras aves migratorias para cazarlas

El estudio reveló que realizan cambios en su dieta insectívora hacia la caza o el carroñeo de pájaros migratorios, aprovechando el desgaste energético de estos tras cruzar el desierto del Sahara.
El alcaudón común es una especie migratoria que escasamente depreda aves, sino que más bien consume insectos, sobre todo escarabajos, completando su dieta con otros artrópodos, pequeños mamíferos y reptiles, con la singular costumbre de empalar algunas de sus presas en arbustos espinosos.

En cambio, Armando Aispuro, del Instituto de Etología Konrad Lorenz en Austria, y otros tres investigadores, han descubierto que en determinadas ocasiones pueden modificar sus hábitos de alimentación o sus métodos de caza, concretamente atacando a otras aves energéticamente desgastadas por el esfuerzo migratorio.

El estudio (Aispuro et al., 2020), publicado en Ardeola, la revista científica de SEO/BirdLife, se ha centrado en un sitio de parada migratoria en el desierto del Sahara, el oasis Yasmina, en el sureste de Marruecos, durante la migración de primavera. Allí, los autores observaron que el alcaudón común se alimentó de ejemplares de seis especies de pájaros migratorios (colirrojo real, curruca carrasqueña, zarcero políglota, mosquiteros papialbo e ibérico, y papamoscas gris) con peor condición física que otros individuos capturados por los investigadores en el mismo sitio para su anillamiento científico, para los cuales se habían tomado datos de grasa y masa corporal.

“Esto sugiere que el alcaudón común ataca con frecuencia pájaros migratorios y tiene más éxito en la caza tras el cruce de una barrera geográfica debilitante, como es el desierto del Sahara, lo que podría hacer que las presas sean más susceptibles a la captura por aves depredadoras. Aprovechar el factor debilitante de la migración en otras aves genera una mayor acción de caza de esta especie”, destacas los autores. Curiosamente, el único estudio previo sobre la ecología de la alimentación del alcaudón común durante una parada migratoria, realizado en Rumanía en 2014, no registraba ningún ave en la dieta de esta especie, “lo cual podría explicarse por no haber una gran barrera geográfica debilitante previa al sitio de parada migratoria en el este de Rumanía”, subraya Aispuro.
Más información de este y otros artículos del volumen 67(1), enero 2020.

Introduce tu email y tu clave para acceder a los contenidos de los suscriptores de la revista. Si no estás suscrito haz click aquí