Leks dispersos: lo que nos enseñan las avutardas

Autores: MORALES, M. B., JIGUET, F. y ARROYO, B.

E-mail: manuel.morales@uam.es

Publicado: Volumen 48(1), Junio 2001. Páginas 85-98.

Idioma: Inglés

Título Original: Exploded leks: what bustards can teach us

Palabras Clave: conservación, elección de pareja, evolución de los leks, leks dispersos y otídidas

Resumen:

En los sistemas de emparejamiento de tipo lek, los machos defienden pequeños territorios de exhibición agregados que las hembras visitan para copular (HÁ¶glund & Alatalo, 1995). Una especie formadora de leks ha de cumplir cuatro condiciones (Bradbury 1981): (1) no existe cuidado parental por parte del macho; (2) los machos se congregan en lugares concretos para llevar a cabo las paradas o exhibiciones sexuales; (3) el único recurso que las hembras encuentran en los leks está constituido por los genes de los machos; (4) las hembras pueden seleccionar a su pareja(s). Por otra parte, numerosos estudios han mostrado la existencia de sistemas de emparejamiento que no cumplen por completo estas condiciones, pero que todavía deben ser considerados leks. Los «leks dispersos» constituyenuna de las principales categorías de tales leks «no clásicos» (Gilliard, 1969; Emlen & Oring, 1977). En los leks dispersos, los machos se exhiben separados por distancias considerables y su nivel de agregación no se detecta hasta que no son cartografiados sobre una superficie suficientemente amplia (Bradbury, 1981). Consecuentemente, los machos defienden territorios más extensos en los que las hembras pueden alimentarse e, incluso, anidar (Ligon, 1999), lo que incumple, en principio, la tercera condición propuesta por Bradbury. En este artículo se presenta una revisión de los principales aspectos relacionados con los sistemas de emparejamiento de tipo lek disperso en aves, incidiendo en la relevancia de los mismos en el estudio de la elección de pareja y de la evolución del lek como sistema de emparejamiento, dado su carácter intermedio entre los leks clásicos y la poliginia basada en la defensa de recursos. Se propone a la familia de las avutardas y sisones, Otididae, como modelo apropiado para dichos estudios, puesto que los leks dispersos han sido descritos o propuestos como sistemas de emparejamiento dominantes en muchas de sus especies. Se revisa, igualmente, la información disponible sobre los sistemas de emparejamiento en esa familia, especialmente la relativa a las especies mejor estudiadas, la Avutarda Común Otis tarda y el Sisón Común Tetras tetrax. Por último, se discute la importancia de los sistemas de emparejamiento para la biología de la conservación de éstas y otras especies formadoras de leks dispersos.

Artículo completo:

Artículo completo

Introduce tu email y tu clave para acceder a los contenidos de los suscriptores de la revista. Si no estás suscrito haz click aquí





Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio Web, realizar métricas analíticas, mostrar contenido multimedia y publicidad e interactuar con redes sociales. Más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar Salir