Sexado y edad del calamón común Porphyrio porphyrio a través del plumaje y la biometría

Doi: http://dx.doi.org/10.13157/arla.63.2.2016.ra3

Autores: Albert BERTOLERO, Sofia RIVAES, François MOUGEOT, Inés S. Sánchez-BARBUDO, Karl B. ANDREE y Carles IBÁÑEZ

E-mail: albertb@tinet.org

Publicado: Volumen 63.2, Septiembre 2016. Páginas 261-277.

Idioma: Inglés

Título Original: Sexing and ageing the purple swamphen Porphyrio porphyrio by plumage and biometry

Palabras Clave: análisis discriminante, delta del Ebro, dimorfismo sexual en el tamaño, España, muda y rálido

Resumen:

Muchas familias de aves, como la Rallidae, se caracterizan por carecer de dimorfismo sexual en el plumaje y presentar un escaso dimorfismo en el tamaño. En estos casos, las aves capturadas pueden sexarse por medio de su biometría. Investigamos esta posibilidad en el caso del calamón común, una especie para la cual los datos de biometría y muda son escasos en el sur de Europa. Estudiamos una amplia muestra de aves capturadas con el fin de determinar (1) el grado de dimorfismo sexual en inmaduros y adultos, (2) el período en que el plumaje permite diferenciarlos y (3) desarrollar funciones discriminantes para sexarlos. En 421 individuos se tomaron 10 medidas morfométricas y se sexaron molecularmente. A partir de las fotos del cuerpo de 425 individuos y del ala de 232 se determinó la edad según la presencia de plumaje de inmaduro. Para la mayor parte de medidas las relaciones de tamaño fueron: machos adultos > machos inmaduros > hembras adultas > hembras inmaduras. Esta relación no se cumplió para el culmen y el ancho de la placa, ya que las hembras adultas presentaron tamaños superiores a los machos inmaduros. Los inmaduros mudaron gradualmente en el primer invierno las plumas del cuerpo. El mejor criterio para datar a los inmaduros fue la presencia de plumas con márgenes blancos en las infra-cobertoras medianas del ala, carácter que retuvieron hasta la primera muda total de verano (segundo año calendario). Esto permite alargar el período de determinación de la edad en seis meses más. Usando seis medidas en la función discriminante se obtuvieron entre un 88% y 95% de asignaciones de sexo correctas según la edad (inmaduros y adultos, respectivamente). Usando solo dos medidas (culmen y peso) el porcentaje de asignaciones correctas se redujo a 80%-92%. Estas ecuaciones son una forma sencilla y económica de determinar el sexo de individuos tanto de edad conocida como desconocida. Aunque se deben tomar precauciones, es posible que estas ecuaciones sirvan para determinar el sexo en otras poblaciones del sur de Europa.

Material Suplementario:

Descargable 1

Introduce tu email y tu clave para acceder a los contenidos de los suscriptores de la revista. Si no estás suscrito haz click aquí





Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio Web, realizar métricas analíticas, mostrar contenido multimedia y publicidad e interactuar con redes sociales. Más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar Salir