Los bandos de alimentación de las chovas piquigualdas Pyrrhocorax graculus reflejan la disponibilidad de saltamontes y las perturbaciones humanas en ecosistemas de alta montaña

Doi: https://doi.org/10.13157/arla.68.1.2021.ra4

Autores: Cristina VALLINO, Enrico CAPRIO, Fabrizio GENCO, Dan CHAMBERLAIN, Claudia PALESTRINI, Angela ROGGERO, Massimo BOCCA y Antonio ROLANDO

E-mail: enrico.caprio@unito.it

Publicado: Volumen 68.1, Enero 2021. Páginas 53-70.

Idioma: Inglés

Título Original: Flocking of foraging Yellow-billed Choughs Pyrrhocorax graculus reflects the availability of grasshoppers and the extent of human influence in high elevation ecosystems

Palabras Clave: chova piquigualda, desarrollo humano, forrajeo, saltamontes y tamaño de bando

Resumen:

Los ecosistemas de montaña están sometidos a muchas presiones, que incluyen los cambios en los usos del territorio, las temperaturas crecientes y el incremento de actividades de ocio al aire libre. Estos factores pueden desorganizar las redes tróficas amenazando la supervivencia de los organismos y, finalmente, el funcionamiento de los ecosistemas. No obstante, existen pocos estudios que se enfoquen en las tendencias de diferentes grupos ligados por vínculos tróficos en ecosistemas alpinos. La chova piquigualda Pyrrhocorax graculus, un ave gregaria que se mueve en bandos, es una especie ideal de estudio dentro de este marco de trabajo porque tiene una dieta basada en saltamontes durante el verano y puede habitar áreas fuertemente transformadas para actividades de recreo. En este trabajo comprobamos si el tamaño de los bandos se correlacionaba con la abundancia de saltamontes a lo largo de un gradiente altitudinal en dos áreas alpinas sujetas a distinto nivel de perturbaciones humanas. El tamaño de los bandos y la abundancia de saltamontes se midieron en transectos altitudinales. El tamaño mediano de bando se analizó en relación con la abundancia de saltamontes y su biomasa, mediante modelos gLM binomiales negativos que tuvieron en cuenta los efectos del periodo (desde junio a mediados de agosto), del área de estudio y de la altitud. En ambas áreas de estudio los tamaños de bando fueron más grandes en las altitudes donde los saltamontes eran más abundantes. Esto puede indicar la capacidad de la especie para seguir fluctuaciones a gran escala en su insecto presa clave. Por otro lado, la relación entre el tamaño de bando y la biomasa de saltamontes fue positiva en un lugar natural y negativa en un lugar alterado. Esto sugiere que donde existe un alto nivel de presión antrópica, otros factores, como la disponibilidad de alimento de origen humano, pueden perturbar la relación natural entre las chovas y su insecto presa clave. En conjunto, nuestros resultados indican que el agrupamiento en bandos de alimentación en la chova piquigualda refleja tanto la abundancia de saltamontes como el grado de influencia antrópica.

Material Suplementario:

Descargable 1

Introduce tu email y tu clave para acceder a los contenidos de los suscriptores de la revista. Si no estás suscrito haz click aquí





Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio Web, realizar métricas analíticas, mostrar contenido multimedia y publicidad e interactuar con redes sociales. Más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar Salir